La historia de la ropa interior femenina y masculina

Cuando hasta hace poco tiempo el uso de la tanga algunos lo consideraban como un tabú, sobre todo en hombres y claro está que el machismo en algunas comunidades o poblaciones sigue latente. Incluso el uso de ropa interior o panties para la mujer actual, puede resultar un tema incómodo a la hora de elegir dicha prenda, sobre todo cuando ya se está viviendo con la pareja, preguntas salen a flote como: ¿y qué ropa interior me debo comprar? ¿tendrá que ser sexy? ¿pero qué dirá si me ve así? Entre otras interrogantes. Sin embargo eso poco a poco se ha ido erradicando, por ello es interesante saber un poco de la historia de cómo fue evolucionando esta lencería a lo largo de los siglos.

historia-de-la-tanga-dosEs común ver a la braga pequeña como una prenda asidua, incluyendo en los medios de comunicación y en artistas como algo recurrente. Sin duda es un elemento muy sexy que puede distinguir una persona de otra, dependiendo del enfoque social que le da uno, pero por lo menos en la intimidad se ha convertido en algo imprescindible.

Para no alargar el tiempo tanto, podremos hablar solamente desde la antigua Grecia, cuando la prueba más fehaciente yace en una momia de miles de años de antigüedad. Esta momia la encontraron con todo y su taparrabos en la zona de los Alpes en territorio italiano, en el año de 1991. Los hombres griegos antiguos usaban el clásico taparrabo que servía para protección de sus partes íntimas.

Parece ser una ironía en nuestra parte de la historia humana, siendo los machos los que usaban un taparrabos tipo tanga, cuando en la actualidad apenas está agarrando fuerza en este género. Tanto en el continente africano, asiático y Europeo, esta ropa la hacían con base en piel de animal que proliferara en sus territorios, solo amarrándose con sogas u otras partes del animal para que no se les cayeran.

En caso de los antiguos japoneses, ellos usaban el clásico fundoshi, que constaba de una simple tira de paño que se enrollaba a tal grado que se asemejara a la prenda en cuestión. Para las mujeres era común verlas solamente con un triángulo de arcilla que comúnmente eran sujetadas por cuerdas o cuero.

historia-de-la-tanga-tresDespués de eso hubo una gran brecha en cuanto al uso de esta prenda. No fue sino hasta los 40’s que la tanga moderna salió a relucir nuevamente pero solamente en lugares específicos, como los shows de striptease, obviamente estos lugares no eran bien aceptados, y más en esa época, por lo que todavía todo lo que tuviera que ver con eso, se consideraba tabú. Además era normal que los mismos dueños de esos lugares tuvieran restricciones propias o por otros acerca del desnudo, por ello era esencial el uso de bragas, que realmente no dejaban nada a la imaginación. Se puede decir que en esta época nació la braga moderna.

El Sr. Frederick Mellinger fundó en 1946 una empresa en la cual empezaba a implementar el brassier moderno, poniéndole nombres estrafalarios, asimismo se muchos afirman que este personaje en particular creó la pantie moderna, sin embargo no la patentó.

Rudi Gernreich un famoso activista de los gays y diseñador fue el que patentó a finales de los 70’s las panties modernas, y se comenzaba una verdadera comercialización del producto. Sin duda a partir de este período, la tanga sería la prenda íntima por excelencia.

historia-de-la-tanga-cuatroPara concluir, la compañía Victoria’s Secret se vendría a convertir en un verdadero emblema para esta prenda tan especial, con sus cortes elegantes y de encaje, es impresionante cómo ha evolucionado la tanga, a tal grado de ser aceptada por casi toda la sociedad. El glamour que ha ido adquiriendo denota un estilo cada vez más digna para este tipo de lencería.

La famosa compañía de lencería Victoria’s Secret ayudó a dignificar esta prenda, dotándola de una imagen de refinamiento y glamour. Por ello en la actualidad podemos ver un sinfín de diseños y colores, sin embargo siempre habrá la marca que destaque más por el tipo de material y la comodidad que nos otorguen a nosotras las mujeres.