El mundo de los perfumes es algo muy complejo y existen cientos de posibilidades; desde hace siglos estos productos se han elaborado y usado alrededor del mundo. Los primeros registros de las lociones aparecen en la Edad Media, donde se usaban productos aromáticos para ocultar el olor, pero su gran auge fue en la Francia del siglo XIV. Cada esencia se diseña para rangos concretos de edad y existe una amplia variedad, por lo que no siempre es fácil elegir uno.

Los diferentes aromas que existen, los hacen una ser de una familia aromática u otra, por lo que es necesario tener un mínimo conocimiento sobre los tipos de productos para poder elegir los que se adapten a sus necesidades, su estilo de vida y a su piel. Por ello, a continuación les daremos una breve guía para que puedan diferenciar y elegir con seguridad el mejor.

Lo primero que deben saber es que cualquier esencia se fabrica con base en extractos de aceites aromáticos, que pueden ser naturales o sintéticos, los cuales son diluidos en agua y/o alcohol. La diferencia en las esencias las determina el aceite, que es la esencia principal del perfume, por lo que entre más alto sea el porcentaje, más intenso y duradero será el aroma.

De acuerdo con el grado de concentración de los aceites, una esencia puede ser considerada como colonia, EDT, EDP o perfume. La colonia es el formato más ligero, únicamente contiene entre un seis y ocho por ciento de esencia, por lo que es ideal para las épocas más calurosas y se puede aplicar en gran cantidad sin temor a que se recargue demasiado, pero su bajo nivel de aceites hace que el aroma no dure más de tres horas, por lo que debe ser colocado varias veces a lo largo del día.

El EDT, siglas de Eau de Toilette, es una fragancia fresca, pero con una duración de hasta cinco horas, ya que contiene una concentración que va del ocho al quince por ciento, por lo que es una gran opción para el uso diario en épocas calurosas. EDP o Eau de Parfum tiene una concentración aún mayor, que va del 16 al 8 por ciento de esencia, por lo que tiene una gran duración de aroma y suele ser la versión más económica de los perfumes, debido a su nivel de concentración no se recomienda para épocas calurosas.

Por último se encuentra el perfume, que es una mezcla más sofisticada con una concentración de esencia que va del 20 al 30 por ciento y la duración de su aroma puede superar las ocho horas. Debido a la alta cantidad de esencia se debe dosificar su aplicación y usar sólo en pequeñas cantidades y en sitios estratégicos, como las muñecas y el cuello. Es ideal para los eventos formales y los meses menos cálidos.

Una vez que saben que cantidad de esencia debe tener el producto que usarán deben elegir entre la estructura del perfume, la cual se define por una pirámide olfativa que se compone de tres notas: la cabeza, el corazón y el fondo; las cuales se desarrollan con el tiempo, por lo que cada una corresponde a un momento. La nota de salida es la primera, que se desprende durante los primeros minutos de usado el perfume. Por lo regular son olores ligeros y volátiles que no duran mucho tiempo, tienen componentes de esencias cítricas, que pueden aportar frescura y gran intensidad a la fragancia.

Las notas de corazón son consideradas el alma de la fragancia y definen la intensidad del perfume, tienen su propia personalidad y carácter. Comienzan a percibirse después de los primeros quince minutos y duran hasta seis horas, son los aromas que mas gustan al ser la clave de la fragancia. Al final de la duración del perfume están las notas de fondo, que dan el cierre aromático de la identidad del perfume. Las esencias que conforman la base suelen ser extractos de madera, ámbar, almizcle o especias, para darle profundidad a la fragancia y son las más duraderas.

El distinguir todas las notas de los perfumes no es una tarea sencilla, puesto que pueden estar conformados por decenas de aromas, por lo que se suelen conformar en grandes familias aromáticas que a su vez tienen numerosas subfamilias para dar posibilidades infinitas de aromas, pero la base para elegir uno y otro son las familias generales que son:

  • Cítrico. Son las más frescas y limpias, aunque son muy volátiles, por lo que suelen tener una menor duración. Su estructura se basa en aceites esenciales, que son extraídos de cáscaras de limón y naranja, entre otros cítricos.
  • Es una de las familias de esencias más populares y que más fragancias tienen. Sus ingredientes más destacados son el jazmín, las rosas, las violetas, el narciso, los lirios y el geranio, pero existen muchas flores más, de las cuales se pueden extraer esencias.
  • Son esencias que hacen referencia directa a los olores, sabores, colores y paisajes de oriente. Son elaboradas a partir de aceites balsámicos, de vainilla y especies, como el clavo y la pimienta.
  • Son la familia más antigua de fragancias usadas en la perfumería. Tienen notas ahumadas, atacabadas o amaderadas, por lo que tienen un aroma seco y muy intenso.
  • Fougére o Helecho. Está compuesta por fragancias que parten de una misma base, tienen como bases notas de lavanda, musgo, encina, maderas y bergamota, que evocan los ambientes del bosque.
  • Son una combinación con base en bergamota, flores, pachulí, musgo, ámbar, cuerpo y almizcle. Suelen ser perfumes muy sensuales, con mucho cuerpo y de larga duración.
  • Es una familia en donde se encuentran aromas como el cedro, el abedul o el sándalo, así como esencias de musgo, vetiver y pachulí. En la gran mayoría de los perfumes se utilizan esencias de esta familia, como notas de salida, por su fuerte y duradero aroma.

Ahora que ya conocen lo básico de un perfume, podrán elegir el que mejor se ajuste para cada momento del día, temporada y ocasión. Los mejores perfumes los pueden encontrar en la tienda en línea de Gigi’s Glam, donde contamos con un amplio un catálogo de productos como cremas, fragancias, perfume, lencería, pijamas y ropa deportiva de la marca Victoria’s Secret.